Inicio > Conciertos > The Handsome Family, mucho más que 'True Detective'

The Handsome Family, mucho más que 'True Detective'

Sara Morales - @sara_warsaw, 12 de Octubre de 2014

Anoche (sábado 11 de octubre) una abarrotada sala El Sol se concentraba a modo de sold out, para recibir la visita de The Handsome Family. La creciente popularidad del dúo de Albuquerque al poner música a una de las series underground más exitosas del año, True Detective, era sin duda el reclamo de la cita, organizada por SON Estrella Galicia.

Sin embargo, y además de una excelente interpretación del tema estrella "Far From Any Road", su concierto en Madrid fue una clase magistral de auténtico folk, de ese pantanoso que nace en la América profunda y llega a nuestros oídos en forma de guitarras, banjo y un ukelele. Todo un reencuentro con la música donde el escenario, lejos de convertirse en una pasarela de modelos hipster que juegan a tocar, rezumaba grandes dosis de bluegrass, complicidad y buenhacer por parte del matrimonio que vino acompañado de un tercero a la batería.

 

Un repaso a toda su carrera

Más de 20 años escribiendo canciones. Diez discos que avalan su consistencia en la música y que dieron el pistoletazo de salida a su lluvioso encuentro madrileño con "My Sister's Tiny Hands"; una canción que "va de una serpiente y mucho whiskey" tal y como explicó en un tímido castellano Rennie Sparks, la mitad femenina de The Handsome Family.

Sólo hicieron falta un par de temas más para que el grueso popular presente en la sala se diera cuenta de que esto no era ninguna broma. Que más allá de "la canción de True Detective", escrita por cierto hace 11 años en un viaje desde Chicago a Alburquerque, perteneciente a su disco de Singing Bones y que sonó en séptimo lugar del repertorio, la cita de anoche prometía.

"So Much Wine" que Rennie advirtió como una canción de Navidad, "The Bottomless Hole" que narra una historia verdadera sobre aquello de tocar fondo y "Somewhere Else To Be" fueron la prueba irrefutable de que su trayectoria en la música se remonta a hace mucho tiempo, a manos de trabajo duro y una constancia de exquisito gusto country.

 

Folk-Show en familia

Mientras Rennie aporta la dulzura y el sosiego, encargada del banjo y el ukele que alterna sin miramientos, con una voz que se quiebra a la perfección en temas como "Lie Down" o "Down In The Ground" y la capacidad de transmitir paz desde el escenario, Brett Sparks es la contundencia vocal elevada a la máxima potencia.

Un tipo enorme, como su barba, con divertidas aportaciones de showman, pero sin caer en el exceso. Los tres momentazos de la noche, contando con que uno de ellos fue la interpretación de la aclamada "Far From Any Road", fueron protagonizados por él quitándose los zapatos y quedándose descalzo para dar paso a "When That Helicopter Comes". Un tema oscuro, cargado de distorsiones y sonidos incómodos para representar, tal y como ellos mismos anunciaron, "la muerte del mundo" a través de la arrolladora voz de Brett.

El tercero, sacándose un abridor de su bolsillo para los tercios de cerveza que iban llegando a sus manos, mientras le daban a temas como "Weightless Again" y "Cathedrals" de su cuarto álbum Through the Trees (1998) y "Frogs" única representación de la noche de su último trabajo publicado, Wilderness, en 2013.

 

Un adiós divertido

"The Sad Milkman", una triste canción sobre la leche, como anunció Rennie en sus esfuerzos lingüísticos por entablar bidireccionalidad con el público, resultó entrañable. Podríamos definirla como la intensidad de la sencillez que, además, fue la encargada de poner punto y final oficial al concierto. Tras ella un bis que se convirtió en una destacable "Don't Be Scared", antes de la cual agradecieron el recibimiento madrileño y confesaron ser fans de la ciudad, sus gentes y sus árboles.

Así de campechanos y naturales son ellos.

 

 

  • Compartir en twitter
©2010-2016 Fanatyk.es Prohibida su reproducción total o parcial.