Inicio > Conciertos > Crónica concierto: Alabama Shakes en Barcelona

Crónica concierto: Alabama Shakes en Barcelona

Dani Luengo, 29 de Agosto de 2013

Martes y 13

A pesar de encontrarnos en pleno verano, en mitad de un tórrido agosto, las inmediaciones de la sala Apolo fueron congregando gente poco a poco, lo que hacía preveer un llenazo fuera de lo común para la fechas en que nos encontrábamos.

Muchos foráneos y otros tantos sufridores de la ciudad condal aguardando (o ya han disfrutado) sus vacaciones, aprovecharon la visita del cuarteto estadounidense para tomarse un refrescante respiro.

Esperadísima por tanto la vuelta del los chicos de Athens, quienes se presentaban en Barcelona por primera vez, tras su paso el verano pretérito por Jazzlandia y Madrid. 

 

Fusión de soul, jazz y rock

Pronto Brittany Howard y los suyos comenzaron a demostrar el por qué de tanta expectación. Con un sonido potente, y la base ganadora del chorro de voz de la también guitarrista, el quinteto en escena, enardeció la sala a los pocos minutos del comienzo.

Excelente despliegue vocal de la cantante, que no decayó en ningún momento, manteniendo un alto nivel tanto de atención como de disfrute del público, que hacía tiempo no se veía en el Apolo.

Uno a uno fueron desgranando temas de Boys 'n' Girls, hasta el momento único álbum. "Be Mine" o el blues de "I Found You" tiñeron de cálido rojo sureño el recinto, y nos embriagaron a todos y cada uno de los asistentes.

Durante la hora y media hora de show, la banda, con unos excelsos Ben Tanner en los teclados y Zac Cockrell y su peculiar pose al bajo, dio pistas sobre el que será continuación de su exitoso primer trabajo dejando caer nuevas composiciones.

 

Apoteósis final

Cuando ya parecía que el incendio provocado no podía alcanzar más alto, llegó el bis final y el turno de las baladas. No podían faltar "You Ain't Alone" o "Gimme All You Love", las que otorgaron mayor lucimiento si cabe a la voz de Brittany

Y como cierre, el twist de "Heavy Chevy" puso a los asistentes a bailar como si nos encontrásemos en una sala americana en plenos años 70, bailando sin descanso hasta que llegase el primer alba. 

Fin de fiesta perfecto; mejor sudar así que derretirse entre el asfalto barcelonés, en un 13 de Agosto en el que por un momento creíamos estar en plena cuenca baja del Mississippi...

 

 

  • Compartir en twitter
©2010-2016 Fanatyk.es Prohibida su reproducción total o parcial.